• Escuela Particular. Establecimiento Uncu
  • Escuela Agropecuaria e Industrial Urquiza. Dpto. Villaguay. Foto en "Escuelas Especiales de la Provincia de Entre Ríos" (1905) Escuela Rawson. Gualeguaychú.
  • Escuela rural. Las Achiras
  • Alumno espera la llegada de la lancha escolar. Islas del Ybicui
  • Escuela flotante
Escuelas rurales

La rica geografía de la provincia de Entre Ríos se compone de arroyos, islas, llanuras, ciudades y poblados rurales. Desde finales del siglo XIX, la arquitectura escolar buscó adecuarse a este diverso territorio construyendo escuelas en todos sus escenarios.

Encontramos así, a lo largo y a ancho de la provincia, edificios emblemáticos de cualidades monumentales y reminiscencias europeas y construcciones escolares de características rurales de tipos locales: escuelas ranchos, escuelas de tablas, escuelas sobre pilotes, escuelas lanchas o flotantes. Nos preguntamos cómo será tu escuela.

  • escuelas ranchos
  • escuelas de tablas
  • escuelas sobre pilotes
  • escuelas lanchas o flotantes

 

Es interesante destacar que en la provincia de Entre Ríos las escuelas rurales superan numéricamente a las escuelas urbanas.

 

 

El caso de la Escuela Nº 5 "Martín Miguel de Güemes".

Esta escuela, ubicada en el arroyo Brazo Chico, a 5 km del Río Uruguay, consta de una historia muy particular, atravesada por cuatro generaciones.

La zona del delta entrerriano, durante las primeras décadas del 1900, fue una floreciente productora de cítricos y maderas. Alrededor de estas actividades se fueron poblando las islas, congregándose un gran número de inmigrantes y paisanos, atraídos por el bienestar y la tranquilidad que ofrecía el lugar.

En el año 1936, Jacobo Jacobsen, inmigrante de origen dinamarqués, solicitó a las autoridades que se asignase una maestra de grado para la enseñanza de los niños. Su pedido se unió a la idea de autogestión. El 21 de junio de 1937 comenzó a funcionar, dentro de su propia casa, la escuela a la que asistieron 24 niños; entre ellos, sus hijos. La primera maestra que dio clases, procedente de Gualeguaychú, se llamó Sara Guadalupe Pérez Azcoitía.

En el año 1943, la misma familia donó los terrenos para que la escuela tuviese edificio propio. Éste, en sus comienzos, fue construido por los vecinos y hecho de adobe. Luego sería reemplazado por un edificio de madera, con estructura de quebracho forrada en pino y que ofrecía mayor resistencia a la erosión que planteaba el clima de esas tierras acuosas.

Hacia 1950 la escuela llegó a albergar más de 100 alumnos, lo cual evidenciaba la alta población residente en las islas. Los alumnos llegaban a la escuela remando o caminando por los arroyos e islas desde los aserraderos de la zona. En algunos casos, el trayecto tomaba varias horas de remo y caminata, e implicaba estar aprovisionados de comida y pan casero. Recién hacia los años ´70 la escuela ofrecerá comedor. Con los años, la incorporación del servicio de lancha escolar posibilitó que los niños viajaran en mejores condiciones.

En los años subsiguientes, con posterioridad a las grandes crecidas del río, se construyeron varios edificios escolares en altura. Esto permitió que hasta la actualidad se puedan desarrollar las clases con normalidad aún en tiempos de crecientes.

Actualmente, la señora Ingrid Pedersen, se desempeña como personal único (maestra de grado y directora) de esta escuela que hoy tiene 9 alumnos. Ella es biznieta de quienes fundaron la escuela. Su padre y su abuelo también estudiaron allí.

Períodos relacionados a la sala actual